Inspección de un establo

junio 0, 2010
¿Su establo pasaría esta inspección?

Los establos limpios, secos y cómodos en las lecherías contribuyen a que el ganado esté feliz y saludable, pero mantener las camas libres de humedad y de agentes patógenos puede ser un desafío para los productores de lecherías. Sin importar si el material de las camas es orgánico o inorgánico, el estado general de las vacas y su comodidad son importantes para que produzcan leche de buena calidad.

Optimización de los establos

Para reducir la humedad, minimizar la cantidad de bacterias y mejorar la comodidad de las vacas, examine las siguientes características en sus establos y camas:

1. Humedad superficial

Observe la superficie de la cama, ¿detecta humedad? Si la respuesta es sí, quizá tenga un problema con la profundidad de la cama o con la cama misma o tal vez le falte mantenimiento.

La humedad es uno de los tres factores de subsistencia de las bacterias, junto con el calor y el alimento. Al eliminar uno de estos factores, disminuye la capacidad de subsistencia de las bacterias. El contenido de humedad ideal para la cama de arena es del 10 %, o menos, y para las sólidos de estiércol seco es del 70 %, o menos.

Mantener la cama seca y en buen estado permite la evaporación y el drenaje de cualquier líquido. Una cama limpia también proporciona tracción a las vacas y funciona como un abrasivo que les limpia las pezuñas.

2. Humedad interna

Para detectar si hay humedad que no se ve, raspe debajo de la superficie de la cama. Si observa una línea negra y mojada, tiene un problema de alto contenido de humedad y bacterias. Para solucionar este problema, se debe excavar completamente el establo a fin de eliminar la contaminación y, en su lugar, debe colocarse una cama limpia y seca.

3. Profundidad de la cama

La profundidad de las camas es fundamental para la comodidad de las vacas. Si la cama está sobre arena recuperada, debe intentar mantener la arena a una profundidad de 4” a 6” (10,16 a 15,24 cm). Lo ideal es que la arena tape las patas de las vacas para que queden cubiertas a medida que entran al establo. Sabrá que la arena no es lo suficientemente profunda si las huellas de las pezuñas están a media pulgada de profundidad, o menos, lo que indica que la arena está bien compacta. La arena compacta no resulta una superficie cómoda para que las vacas se recuesten. Sin embargo, si la arena del establo es muy profunda, puede contener humedad y propiciar la proliferación de bacterias y, en consecuencia, causar problemas de salud a las vacas.

 Si la cama está sobre sólidos de estiércol seco, debe procurar que tenga una profundidad de 2” (5,08 cm). Los sólidos se secarán más rápidamente si se los esparce en capas más delgadas, pero tenga en cuenta que secarlos en exceso puede volverlos volátiles.

4. Diseño de barras laterales

El diseño de las barras laterales puede contribuir a la comodidad y al estado de salud general de las vacas. Por ejemplo, es más sencillo para las vacas levantarse y recostarse si las barras laterales se balancean hacia arriba, lo que significa que es menos probable que acumulen estiércol u orina en el establo y que, en cambio, probablemente lo acumulen y lo depositen en el pasillo. A fin de reducir el riesgo de lesiones óseas de las vacas, asegúrese de colocar las barras laterales a un mínimo de 18” (45,72 cm) de altura.

5. Eliminación de posicionadores de pecho

Los posicionadores del pecho impiden que las vacas se levanten naturalmente y esto puede causarles estrés. Se observará en ellas una reacción de lucha o huida, lo que hará más factible que orinen o defequen dentro del establo. Al quitar los posicionadores del pecho o las barras que se encuentran entre las vacas, estas tendrán más espacio para levantarse y recostarse; de esta forma, estarán más cómodas y menos nerviosas, lo que disminuirá las posibilidades de que contaminen el establo.

Mejores prácticas para minimizar cantidad de humedad y agentes patógenos

Puede reducir aún más el contenido de humedad y agentes patógenos de la cama si acondiciona de manera mecánica la arena o los sólidos de estiércol seco durante varios días. También puede utilizar equipos diseñados para secar la arena reciclada o los sólidos de estiércol seco, tales como prensas de rodillos, prensas de tornillo sin fin, zarandas desaguadoras y secadoras de camas.

Otro modo de reducir el contenido de humedad y agentes patógenos en las camas de sólidos de estiércol seco es dejar que el material se asiente unos días antes de utilizarlo como cama, ya que las bacterias alcanzan su punto máximo de concentración uno o dos días después de colocarse en los establos. Espere al menos una semana antes de agregar nuevos sólidos.

Otros ejemplos de mejores prácticas incluyen quitar los depósitos de estiércol que haya dentro y fuera de los establos lo antes posible, mantener los establos ventilados y secos, y resguardar las camas de la lluvia y la nieve. Debe evitar sobrepoblar los establos donde se encuentran las vacas, y ocuparse especialmente de las parideras y establos para vacas que están en riesgo.

Si sigue estas mejores prácticas para las camas, podrá mantener alejados a los agentes patógenos que causan mastitis y reducir los problemas de salud asociados con ellos. En consecuencia, las vacas estarán más cómodas y producirán leche de mejor calidad.

Etiquetas: Gestión de camas