El mineral que consumimos prácticamente todos los días

enero 21, 2019
La trona es un mineral soluble en agua que se encuentra presente en varios alimentos, pero también tiene otros usos.

¿Sabía que cada vez que muerde una galleta, un pretzel, un sándwich u otro alimento horneado está comiendo una roca? 

A pesar de que no tiene la apariencia de una roca y, por suerte, no tiene su sabor, un ingrediente principal de los alimentos horneados, como los panes y las tortas, proviene de la tierra. Es posible que no esté comiendo exactamente una roca, pero sí un mineral que puede encontrarse en la roca.

La mayoría de las personas conocen la trona como un mineral que se utiliza para fabricar polvo para hornear. Sin embargo, la trona, que es la principal fuente del carbonato de sodio, se utiliza con mucha más frecuencia que simplemente para la fermentación de pan. La mitad del consumo de trona proviene de la fabricación de vidrio; la industria química utiliza un cuarto de la cantidad restante.

La trona se utiliza desde el siglo I para fabricar vidrio, pan, medicamentos y mucho más. Se la utiliza en la fabricación, en el tratamiento del agua y como ingrediente de pasta dental, telas, papel, jabón y detergentes para ropa. Se lo puede utilizar para controlar la contaminación del aire, ya que absorbe los gases tóxicos, como el dióxido de azufre, y también para apagar incendios, debido a que puede sofocar las llamas. Su capacidad para convertirse en pastillas lo convierte en un ingrediente efervescente ideal para medicamentes y productos de limpieza.

Sin embargo, ¿qué es la trona y de dónde proviene?

map-continents-world-map-01.svg?mtime=20180814103537#asset:7723

La trona, proveniente de la palabra árabe "natrón" que significa sal nativa, es un material soluble en agua que puede encontrarse principalmente en Estados Unidos. De hecho, el depósito de trona más grande del mundo está ubicado en el área de Green River de Wyoming, donde un lago de 15.000 mi² (38.849 km²) alguna vez cubrió la tierra hace más de 50 millones de años. Cuando el agua se evaporó, dejó un depósito de 100 mil millones de toneladas de trona entre las capas de arenisca y esquisto que abastecerá las necesidades de trona del mundo durante miles de años.

Otros depósitos destacados de trona pueden encontrarse en California, Botsuana, Egipto, Kenia, Namibia, Turquía y China.

La trona se extrae de minas subterráneas a través del método de "anchurón y pilar" o minería de "tajo largo" y se la lleva a la superficie para el procesamiento como ceniza de soda. Se realiza el chancado del material con equipos como chancadores de rodillos de accionamiento directo y chancadores de rodillo y se realiza el zarandeo con zarandas vibratorias. A continuación, se calienta la trona para transformarla en carbonato de sodio. Se agrega agua, luego se la evapora, y la pulpa restante se envía mediante un hidrociclón o centrifugadora para eliminar cualquier agua adicional de los cristales de ceniza de soda. Luego, los cristales se secan, se realiza su zarandeo y se almacenan para el transporte, donde se los pondrá en uso en diferentes industrias.

Etiquetas: Minería, Zarandeo, Chancado, Minerales