15 señales de desgaste en su bomba de pulpa para áridos

junio 0, 2019
Las bombas son un componente que puede pasarse por alto en cualquier proceso porque no “agregan” nada. Con frecuencia, se las considera solo un aspecto de la manipulación del material. Sin embargo, una bomba puede disminuir la eficiencia de un proceso, aumentar el consumo de energía y detener todo cuando falla.

El mantenimiento preventivo siempre resulta más económico que las reparaciones de emergencia. El costo mayor de las piezas urgentes y el tiempo de inactividad que afecta el proceso golpean la economía de cualquier operación.

Aunque siempre es una práctica recomendable abrir una bomba para inspeccionarla, por lo general hay señales de desgaste externas debido al entorno adverso en el que funcionan las bombas. Si se presta atención a estas señales, es posible minimizar las fallas inesperadas de bombas y abordar los problemas mediante el mantenimiento planificado. Puede emplearse la automatización para recibir alertas de algunas de estas señales, mientras que la inspección visual es necesaria para otras señales de advertencia.

1. Fuga excesiva en la glándula

Distintos sellos presentan diferentes niveles de fugas en el prensaestopas, pero cuando se trata de fugas, hay una cantidad normal y una cantidad excesiva. Un operador debe familiarizarse con el grado de fuga aceptable para poder identificar un problema.

Puede que solo se necesite un simple ajuste para que todo vuelva a funcionar, o tal vez haga falta una pequeña reparación. Sin embargo, si no se hace nada, el resultado será una reparación costosa que podría haberse evitado.

2. Fugas excesivas en los revestimientos

En el mundo de los áridos, la mayoría de las bombas de pulpa tienen revestimientos reemplazables para proteger la estructura principal de la bomba. Según cómo se produzca el desgaste de estos revestimientos, la bomba puede presentar fugas en los revestimientos. Si se las ignora, con el tiempo, la pulpa atacará la cubierta metálica de la bomba.

La fuga de producto es una señal clara de que los revestimientos están gastados o dañados. Las fugas excesivas deben tratarse de inmediato con una inspección para detectar daños. A fin de cuentas, resulta mucho más económico y seguro reemplazar solo los revestimientos en lugar de tener que reemplazar todo junto: cubierta y revestimientos. 

3. Mayor consumo de energía

Se necesita mucha energía para que una bomba mueva la pulpa a través de una tubería y, con el tiempo, eso genera desgaste. Cuando aumenta el consumo de energía, es una señal de que la bomba está trabajando más para producir lo mismo o, lo que es peor, está trabajando más y rindiendo menos. El costo energético agregado no ayuda, pero la pérdida de productividad puede resultar sumamente perjudicial a la hora de hacer el balance final. 

Un cambio repentino en el consumo de energía, ya sea un aumento o una reducción, siempre debe considerarse una señal de advertencia de que algo está mal. Controlar el consumo de energía de una bomba y configurar parámetros de advertencia son aspectos importantes del mantenimiento de una bomba en buenas condiciones. La mejor manera es contar con un sistema automático de análisis de tendencias, pero hasta la simple tarea de registrar datos manualmente puede mejorar la situación. Un programa de control estructurado supervisa los equipos y es capaz de emitir alertas tempranas.

4. Vibración

Si un equipo no produce vibración, por lo general significa que no está funcionando. Algunos equipos (como las zarandas) presentan un alto nivel de vibración. En el caso de una bomba, un nivel alto de vibración puede ser una señal de ineficiencia o componentes gastados. Los rodamientos gastados, la turbulencia del flujo y puntos de apoyo inadecuados son solo algunas de las fuentes de vibración en las bombas.  

Las bombas pueden estar equipadas con controladores de vibración, que siguen la evolución de los cambios o picos. De manera muy similar a lo que ocurre cuando se observa el consumo de energía, los niveles de vibración dan cuenta del estado de la bomba. Incluso si no hay controladores automatizados, un operador capaz que preste atención sabrá que algo es diferente.

5. Condición del rodamiento

El conjunto de rodamientos es un componente importante de cualquier equipo rotatorio. Los rodamientos gastados o dañados pueden dejar marcas en el eje, provocar vibración, producir altos niveles de ruido, generar calor y disminuir la eficiencia de bombeo.

A causa del ruido y la vibración, un operador atento debería poder detectar un rodamiento gastado o dañado con facilidad. En casos en los que pasa mucho tiempo entre las inspecciones visuales, debe colocarse un controlador de vibración. Puede usarse un termopar o una pistola de aire caliente para controlar la temperatura a fin de emitir una alerta temprana.

Como la corrosión acelera el desgaste en gran medida, es importante asegurarse de que los rodamientos siempre estén bien lubricados y no expuestos a la humedad.

6. Bomba ruidosa

Al escuchar una bomba, es posible detectar varias señales de advertencia tempranas. Una de estas señales alerta sobre otro tipo de desgaste causado por la cavitación. La cavitación consiste simplemente en la formación de burbujas o cavidades en los líquidos. Esto tiene lugar en zonas de presión relativamente baja en torno a un impulsor. Cuando estas burbujas implosionan o se rompen dentro de la bomba, se forman ondas expansivas, que provocan daños considerables en el impulsor, revestimiento o alojamiento de la bomba.

Escuche y preste atención al extremo de succión y descarga de la bomba. Por lo general, la cavitación suena como si hubiera canicas circulando a través de la bomba.

7. Mala tensión y alineación de la correa

El ruido fuerte y chirriante de las correas sueltas resulta molesto, pero el verdadero daño se produce por el calor generado que, con el tiempo, provoca la falla de las correas. Además, el deslizamiento de una correa suelta también resulta en la pérdida de transferencia de energía entre el motor y la bomba.

Por otro lado, el exceso de tensión o una alineación deficiente sobrecargan el conjunto de rodamientos y el soporte del motor. Algo termina cediendo y, por lo general, es el conjunto de rodamientos debido al mayor desgaste.

El exceso de tensión también puede disminuir la eficiencia.

8. Desgaste de partes

Ciertas piezas están diseñadas para gastarse a modo de sacrificio a fin de proteger otros componentes. La pulpa y los puntos de operación tienen un efecto directo en el ritmo de desgaste. Tal como se mencionó anteriormente, el seguimiento del consumo de energía puede indicar cuando se están gastando los revestimientos, pero nada se compara con realizarles un examen físico durante los tiempos de inactividad.

Cuando un proceso es estable, el ritmo de desgaste de los revestimientos debe poder preverse una vez que se haya establecido un punto de referencia. En este caso, el paso del tiempo puede ser una buena señal de desgaste.

9. Desgaste desigual en los revestimientos

En condiciones estables, se forma un patrón de desgaste en los revestimientos. El desgaste imprevisto en ciertos puntos puede indicar la presencia de problemas, como un pasaje de flujo con mucha turbulencia, uso o calibración indebidos de los equipos, puntos de operación incorrectos o materiales de construcción inadecuados.

10. Bajo rendimiento de la bomba / caudal

El control del caudal de una bomba ofrece varias ventajas con respecto a cuán bien está funcionando un proceso, pero también puede proporcionar información sobre los componentes de desgaste dentro de la bomba. Son varios los problemas que pueden reducir el caudal (como las obstrucciones), pero una disminución constante y prolongada del caudal por lo general se debe a revestimientos e impulsores gastados.

Cada bomba tiene un punto de máxima eficiencia (BEP) en su curva de funcionamiento. Saber en qué parte de la curva se encuentra el funcionamiento de su bomba en comparación con el BEP puede ponerlo sobre aviso de posibles inconvenientes. Cuando una bomba comienza a dar signos de mal funcionamiento, tal como lo evidencia el caudal, se aleja del BEP. Esto aumenta el desgaste de la bomba. 

Es posible que los fluxímetros fiables requieran una inversión considerable, pero pueden proporcionar información valiosa acerca del proceso y el estado de la bomba. 

11. Repetidas fallas

Una bomba se averiará tarde o temprano, eso se sabe. Cuando la misma bomba presenta fallas repetidas en un período breve, es señal de que hay un problema de base. Ya sea que la bomba no resulte adecuada para la tarea en cuestión, se utilicen repuestos de mala calidad o se haya efectuado una reparación incorrecta, es evidente que es necesario revisar la instalación de la bomba en su totalidad.  

El seguimiento y la documentación de las reparaciones pueden ayudar a identificar el problema y permitir que se realice un arreglo duradero. En muchos casos, el tamaño de una bomba reacondicionada puede reducirse o aumentarse según la aplicación. Ambas situaciones pueden causar problemas, tal como se muestra en el cuadro anterior: “Efectos de hacer funcionar una bomba por fuera de su BEP”.

Se trata de una lección costosa y frustrante, pero cuando una bomba falla repetidas veces en poco tiempo, es un buen momento para llamar al fabricante y hacer una revisión.

12. Presión de línea

Si no se tiene un fluxímetro, existe otro método de controlar el caudal de manera indirecta. Un caudal constante en una tubería con volumen constante produce una presión de línea constante. Puede que un cambio en la presión de línea no le indique qué es lo que cambió con exactitud, pero es señal definitiva de que algo cambió. Cuando se trata de bombear pulpa, los cambios imprevistos son malas noticias.

Cualquier persona que haya trabajado cerca de bombas sabe que el aire y las bombas centrífugas no se llevan bien. La presencia de aire en la descarga puede significar que entró aire en la bomba. Incluso si no la oye en la bomba, es posible que haya cavitación. 

14. Nivel de sumidero

Los cambios drásticos en el nivel del sumidero pueden indicar varios problemas con la bomba en sí, pero también pueden causar problemas en el funcionamiento de la bomba. Dado que una bomba centrífuga requiere de altura para funcionar, los cambios de altura (tal como lo demuestra el nivel del sumidero) pueden señalar problemas futuros y actuales. 

sump-level.png?mtime=20190603133336#asset:41071

15. Bajo rendimiento del equipo aguas abajo

Si bien una bomba solo facilita la manipulación del material, los equipos aguas abajo por lo general necesitan que la pulpa se encuentre dentro de parámetros específicos. En el caso de un hidrociclón, los cambios en el caudal a su vez modifican el punto de corte del ciclón. La presencia de aire en la línea afecta la capacidad de un separador de formar un sifón.

Cuando los equipos aguas abajo no funcionan correctamente, el rendimiento general del proceso puede resultar muy perjudicado. Una bomba es un componente importante de cualquier sistema de procesamiento en húmedo, y cuando la bomba no funciona bien, las señales aparecen por todas partes aguas abajo.

La bomba le indicará cuando tenga algún problema. Usted puede optar por escuchar el susurro y tener tiempo suficiente para abordar el problema, o bien puede oír un estruendo en medio de la noche. 

Etiquetas: Lavado y clasificación, Consejos de mantenimiento, Pumps