¿Ha revisado estos 5 aspectos de su chancador este invierno?

noviembre 22, 2018
¿Está cerrando la temporada? Aquí le dejamos cinco tareas para realizar con sus chancadores de impacto. ¿Ya sabe todo lo que tiene que hacer?

Hacia el final del año, cuando los presupuestos comienzan a agotarse, es probable que tenga que programar varias tareas de mantenimiento con un personal limitado. Algunas operaciones se ejecutan durante todo el año, pero siempre queda ese período de "fin de temporada" cuando todos los números confluyen al unísono. Al enfrentar ese momento del año, hay cinco tareas de mantenimiento en las que tal vez desee focalizarse, especialmente si opera chancadores de impacto primarios o secundarios.

1. Examine los rodamientos

Durante todo el año, ha realizado lecturas periódicas de la temperatura de las cajas de los rodamientos. El final de la temporada es un buen momento para evaluar estos datos y verificar si se está desarrollando alguna tendencia. Cambiar la marca o la viscosidad del lubricante puede tener efectos positivos o negativos, pero puede ser necesario a causa de las diferencias de la temperatura ambiente. La revisión de los datos de temperatura también puede revelar períodos durante los cuales los rodamientos funcionaron con una cantidad insuficiente de grasa. Consulte a su distribuidor de lubricante antes de mezclar distintos grados o marcas de grasa.

2. Mantenimiento de la caja

Durante el transcurso de la temporada, se depositan restos de material en las paredes ubicadas detrás de las cortinas de ajuste. Las impactadoras Universal VersaCap y NGS están equipadas con compuertas de acceso grandes en las partes posterior y superior de la caja del chancador. Esta característica ofrece una visibilidad inigualable detrás de las cortinas. 

Teniendo en cuenta las funciones de asistencia hidráulica disponibles en todas las impactadoras universales, la mejor forma de evitar los atascamientos es subiendo y bajando las cortina varias veces por semana. De esta forma, se romperán las partículas aglomeradas sueltas y, si se sigue este paso regularmente, se podrá eliminar la necesidad de tomar medidas de limpieza adicionales. El soporte de cuñas permitirá mantener intacta la configuración de los espacios. 

3. Revestimientos de cortina

El concepto de ahorrar dinero moviendo los revestimientos desgastados de un lugar a otro puede resultar económico para algunos. Sin embargo, nunca es aconsejable arriesgar la integridad de los revestimientos y, en consecuencia, exponer el metal blando subyacente. En líneas generales, cualquier revestimiento roto representa un riesgo y puede desencadenar en la producción de fragmentos extraños de hierro. Los revestimientos de cortinas están disponibles en fundiciones de aleación de cromo de distintos grados de dureza, según las necesidades de su aplicación. Las fundiciones más blandas presentan una mayor resistencia al impacto (menos posibilidades de agrietamiento), pero su desgaste suele ser más rápido que el de las fundiciones más duras. Las fundiciones más duras, por su parte, ofrecen una vida útil mucho más prolongada y mayor resistencia al desgaste por abrasión, pero son más susceptibles al agrietamiento. 

Como alternativa a los revestimientos de cortina fundidos individuales, McLanahan ofrece un revestimiento de una sola pieza diseñado para cubrir todo el ancho de la superficie, con un grado de dureza de hasta 500 Bhn (escala de dureza Brinell). Si piensa adquirir un revestimiento de ancho completo, asegúrese de notificar a su distribuidor con la debida anticipación. Los revestimientos de fundición estándar se encuentran disponibles en los inventarios de los distribuidores de McLanahan y en la fábrica. Se debe tener en cuenta que estos revestimientos de cortina individuales no requieren ningún dispositivo de elevación especial.  

4. Sistema hidráulico

Toda la línea de chancadores de impacto universales de McLanahan ofrecen una función de ajuste de cuña hidráulica como opción estándar. Ya no es necesario utilizar herramientas pesadas para ajustar las cortinas. De hecho, ya no se requiere ningún tipo de llaves para esta tarea. Arranque la unidad de alimentación hidráulica, tire de la palanca hidráulica, y el ariete hidráulico le permitirá acceder al soporte de cuñas en forma instantánea. El sistema hidráulico requiere un mantenimiento mínimo. Cambie los filtros y el líquido según las indicaciones del manual, y compruebe que no haya fugas en las líneas y conexiones hidráulicas. Asegúrese de purgar todo el aire en caso de rotura de alguna manguera o accesorio de conexión. 

Una de las ventajas de McLanahan se conoce como la función de ajuste semiautomático. Esta función opcional (disponible como kit de readaptación), le permitirá levantar las cortinas mientras trabaja a plena carga y observar la evolución de la roca en la correa.  

Si opera en un circuito cerrado y quiere cambiar el énfasis de la grava a la roca de hormigón, puede controlar la carga de retorno en tiempo real. Seleccione su configuración óptima simplemente liberando el interruptor. El cilindro de la cortina mantendrá esa posición. 

La función de ajuste semiautomático es eléctrica en lugar de hidráulica y tiene una caja de control común con interruptores. Es simple y efectiva, pero, para poder ser utilizada en caso de ajuste, se debe mantener el suministro de potencia a la unidad de alimentación hidráulica durante todo el turno. El encanto de este sistema tan asequible reside en la posibilidad de volver al modo de ajuste por cuña cada vez que el usuario lo desee. Ajuste las cuñas para fijar la nueva configuración de los espacios, retraiga el cilindro, corte el suministro a la unidad de alimentación hidráulica y ¡listo! 

5. Mantenimiento del rotor

Siempre que el chancador esté abierto por algún motivo, tómese un momento para observar la condición del rotor. Tome fotografías de las áreas expuestas a mucho desgaste y las superficies más críticas, y guárdelas para realizar comparaciones en el futuro. 

Los cambios de los patrones de desgaste pueden responder a una gran variedad de factores. Básicamente, todas las impactadoras funcionan mejor si se procura mantener una distribución uniforme de la alimentación a través del rotor y una velocidad constante. Si observa signos de desgaste preocupantes en los martillos o la estructura del rotor, no dude en comunicarse con el equipo de McLanahan. Los cambios de desgaste inesperados en la unidad del rotor a veces pueden resultar desconcertantes, pero podemos ayudarlo a identificar las causas y recomendarle soluciones rentables para sus problemas. 

Todos los martillos utilizados en las impactadoras universales presentan un borde sobresaliente. El perfil del martillo ofrece la posibilidad de extender la gradación de producción durante la vida útil del martillo. El mejor momento para girar los martillos es cuando se percibe una merma en la capacidad o se advierte el crecimiento de la carga de retorno en un circuito secundario. Este procedimiento supone que ha regulado las cortinas en consonancia con el desgaste del martillo. En términos generales, cada pulgada de desgaste del martillo afectará notablemente la gradación de producción del chancador. En última instancia, los ajustes que se realicen para compensar el desgaste de los martillos permitirán reducir los finos, prolongar la capacidad y promover la eficiencia de todo el sistema.    

Etiquetas: Minería, Chancado, Áridos, Minerales, Consejos de mantenimiento