Hormigón

El hormigón se compone de áridos, cemento y agua, y se utiliza para construir edificios, puentes, túneles y otras estructuras. McLanahan diseña y fabrica diversos equipos para ayudar al chancado de estructuras de hormigón demolidas con fines de reciclaje, además de otros equipos que les permiten a los productores transformar los restos del lavado de hormigón de camiones de acarreo en finos y agua reutilizables.

Chancado

5060 Jaw River Products

El hormigón a menudo es muy grande para reutilizarse tras la demolición, pero si se lo reduce a un tamaño más manipulable, es posible readaptarlo para utilizarlo en proyectos nuevos. La readaptación del hormigón también evita que termine en un vertedero de residuos, lo que puede reducir o eliminar los costos de acarreo y eliminación. La línea de soluciones de chancado de McLanahan les ofrece a los productores una manera de reciclar los áridos del hormigón para su reutilización en otras aplicaciones e industrias. La compañía fabrica chancadores primarios para la descomposición inicial del hormigón antes de la clasificación por tamaño, además de chancadores secundarios que posteriormente refinan el hormigón chancado. Mediante el empleo de fuerzas de corte, atrición, compresión e impacto para alcanzar el tamaño deseado del material, los chancadores de McLanahan ayudan a los productores a mantener bajos los costos de construcción y reducir la contaminación del medio ambiente. Al igual que todos los equipos de McLanahan, los chancadores cuentan con el servicio y la asistencia de la empresa.

Chancadores de cono  I  Chancadores de impacto primarios  I  Chancadores de impacto secundarios  I  Chancadores de mandíbulas  I  Molinos de martillos  

Zarandeo / Calibrado

Las soluciones de zarandeo de McLanahan ayudan a los productores a zarandar y separar el hormigón chancado en diversos tamaños de manera simultánea, al tiempo que controlan el polvo generado durante el proceso. Estos equipos son capaces de zarandar con eficiencia y eficacia más material que las zarandas convencionales, y su diseño compacto permite que se adapten incluso a los espacios más reducidos. Las zarandas de McLanahan tienen una vida útil prolongada, pero también son fáciles de reemplazar cuando sea necesario, y los equipos en su totalidad necesitan un mantenimiento mínimo. Las zarandas pueden ser fijas o portátiles, según la aplicación. Las soluciones de zarandeo de McLanahan están disponibles en varios anchos, con motor único o doble, y con apenas una o hasta cinco plataformas de zarandeo.

Alimentadores  I  Zarandas vibratorias  I  Zarandas vibratorias MD

Gestión del lavado de hormigón

Img 7015

Con más de 180 años de experiencia en el abastecimiento de soluciones destinadas a las industrias de procesamiento de áridos y minerales, McLanahan ofrece la misma tecnología de probada eficacia en el terreno a la industria del hormigón mediante sus soluciones para la gestión del lavado de hormigón. Las soluciones para la gestión del lavado de hormigón de McLanahan permiten que los productores recuperen la arena y los áridos gruesos del agua cementosa proveniente de las mezcladoras.

McLanahan también les ofrece soluciones a los productores que quieren separar los finos de las aguas residuales y convertirlos en residuos de filtración sólidos fáciles de manejar que puedan reciclarse para otros usos, como material de base, o transformarlos en una pasta tan espesa que no sea posible lograr una mayor separación de agua y sólidos. El otro subproducto de la separación es agua limpia que puede volver a verterse de inmediato en la planta de procesamiento o utilizarse para lavar los camiones de acarreo de hormigón.

Asimismo, al implementar las soluciones para la gestión del lavado de hormigón de McLanahan, los productores pueden eliminar las piscinas de decantación, lo que les ahorra el tiempo que dedicaban al manejo de las piscinas y del desgaste de los equipos. La eliminación de las piscinas de decantación también libera un espacio valioso en la tierra, lo que ayuda a los productores a cumplir con las normas ambientales y los permisos, reduce la huella ambiental y el tamaño del entorno de trabajo.

Las soluciones para la gestión del lavado de hormigón de McLanahan emplean equipos de probada eficacia para garantizar un alto grado de eficiencia y producir menos residuos. Junto con los costos que se ahorran al reciclar el agua cementosa, esto permite recuperar la inversión con mayor rapidez y aumentar el retorno. La capacidad de producir arena más limpia y recuperarla en mayor cantidad también ayuda a los productores a aumentar la rentabilidad. 

Bombas para pulpa  I  Filtros prensa  I  Hidrociclones  I  Molinos de paletas  I  Plantas de lavado de arena  I  Plantas de recuperación de ultrafinos  I  Tornillos lavadores  I  Zarandas de deshidratación

Más información acerca de la industria del hormigón

El hormigón es un material compuesto que se produce al mezclar agua, áridos, cemento y otros aditivos necesarios para lograr las propiedades físicas deseadas del material terminado. Cuando se mezclan, estos componentes forman una masa fluida que se moldea fácilmente. Con el tiempo, el cemento forma una matriz dura que une el resto de los componentes y se convierte en un material duradero similar a la piedra con numerosos usos. 

Aunque existen diversos métodos para mezclar hormigón, casi siempre se transporta a las obras en camiones mezcladores. Una vez vertido el hormigón del camión, las tolvas de los camiones con hormigón premezclado y de los camiones bomba de hormigón deben lavarse para eliminar los restos de hormigón antes de que se endurezca. 

Por qué conviene utilizar los productos de McLanahan

Además de fabricar soluciones para el lavado de hormigón, McLanahan produce equipos para el reciclaje de hormigón, un método cada vez más común para eliminar las estructuras de hormigón. El hormigón recuperado puede reutilizarse en diversos proyectos nuevos de construcción, por ejemplo, como subbase para construir carreteras y como material de escollera para controlar la erosión en riberas. Reciclar el hormigón en lugar de enviarlo a un vertedero de residuos puede ahorrarle al productor los costos de transporte y eliminación. 

Con este método, el hormigón libre de desechos se recoge de sitios de demolición y se pasa por un chancador, a menudo junto con asfalto, ladrillos y rocas. Después del zarandeo para la clasificación por tamaño y calidad, el hormigón recién chancado puede reutilizarse en cemento Portland nuevo, además de otras capas estructurales. Entre los equipos para reciclaje de hormigón de McLanahan, se incluyen chancadores, alimentadores y unidades portátiles, entre otros, que pueden ahorrarles a los productores los costos de energía asociados con el procesamiento de áridos nuevos y reducir la cantidad de residuos de hormigón destinados a los vertederos.